El dinamismo comercial de Blanes se traduce en la conjunción de una amplia oferta comercial estable en los numerosos establecimientos del centro, como de las diferentes concentraciones comerciales de la villa y de los mercados periódicos que se celebran, con una oferta comercial complementaria vehiculada a través de diferentes ferias especializadas que se celebran a lo largo del año en diversos lugares de la ciudad.

Por razón de su tradición, algunas de estas ferias tienen una especial significación para los habitantes locales, como es el caso de la Feria de Santo Tomás, la celebración de la cual se remonta a la segunda mitad del s. XIX.

Feria de Verano: de finales de junio a finales de agosto.
Feria de Cerveceras Artesanas Catalanas: septiembre.
Feria Sabores Catalanes: con motivo de la Diada.
Feria de Otoño: pasado Todos los Santos.
Feria de Santo Tomás: diciembre.