La apertura de un establecimiento comercial en cualquiera de los días festivos del calendario general que anualmente se aprueba por la orden correspondiente, no requiere ningún tipo de comunicación a la Administración. La decisión de abrir o no depende del titular de cada establecimiento. Por este motivo la Administración no dispone de listados de establecimientos que tengan intención de abrir en un determinado festivo de los autorizados.

Que su superficie no sea superior a 500m² y que distribuya de manera similar y proporcionada su oferta entre la siguiente gama de artículos: libros, periódicos y revistas, productos de alimentación, discos y vídeos,  juguetes, regalos y artículos diversos. Estos establecimientos deben permanecer abiertos al público un mínimo de 18 horas al día. Tienen la obligación de adelantar su horario de cierre a las 20 horas los días 24 y 31 de diciembre, y deben permanecer cerrados los días 1 de enero y 25 de diciembre.

El régimen horario aplicable es el de la actividad principal. Se considera actividad principal aquella que desde el punto de vista económico es manifiestamente superior a la otra actividad, que en todo caso debe ser complementaria. Cuando no sea evidente esta distinción, el establecimiento comercial deberá ajustarse al horario general.

La venta de combustibles y carburantes y los establecimientos comerciales anexos a las gasolineras tienen un tratamiento diferenciado en materia de horarios comerciales. Sólo pueden disfrutar de la misma libertad de horarios que la ley atribuye a la venta de combustibles y carburantes los establecimientos anexos que únicamente comercialicen productos complementarios relativos a la automoción.
Cuando los establecimientos anexos a las gasolineras comercialicen productos diferentes a los detallados en el párrafo anterior, se regirán por el régimen de horarios que la ley atribuye según el tipo de establecimiento y / o del producto comercializado.

Sí, dado que se trata de un establecimiento dedicado esencialmente a la prestación de servicios y por tanto excluido de las limitaciones en materia de horarios comerciales.

No el conjunto del establecimiento, pero sí de manera separada y evitando la accesibilidad del público al resto de productos, la parte destinada a la venta de prensa diaria dado que se trata de un producto exceptuado y que sólo interesa comprar el mismo día que se pone a la venta.